El ecommerce crece y aumentan las ventas online de ropa

Durante la pandemia, el ecommerce ha cogido más impulso todavía. Con el cierre de tiendas o la restricción de aforos, la venta online de prendas de vestir en España ha superado los 4.300 millones de euros durante el 2020. Cerca de un 50% más que el año anterior, según los últimos datos ofrecidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Evolución del ecommerce en España

Concretamente en el 2020, las ventas online de prendas de vestir tuvo la siguiente distribución:

  1. Primer Trimestre: 806 millones de euros.
  2. Segundo Trimestre: 1.130 millones de euros.
  3. Tercer Trimestre: 956 millones de euros.
  4. Cuarto Trimestre: 1.437 millones de euros.

Como vemos, el máximo se registró en el cuarto trimestre, que coincidió por ejemplo con el Black Friday o las compras navideñas; además, hay que tener en cuenta que varias comunidades contaban con cierres perimetrales. Esto propició que se creciese un 52,40%, ya que los clientes usaron Internet para proveerse de prendas de vestir. Le sigue el segundo trimestre, con 1.130 millones de euros, y que estuvo marcado por el confinamiento domiciliario.

La constante progresión del ecommerce

Sin embargo, este crecimiento en el ecommerce de moda no está provocado simplemente por la pandemia. Es una tendencia que se viene repitiendo desde hace varios años. En 2017, el ecommerce de moda subió un 24,60%, y en 2018 un 24,90%. En 2019, ya creció un 29,10%, y solo en el primer trimestre de 2020 llegó al 23,70%, casi tanto como todo el año anterior. Y es en el segundo trimestre de 2020 cuando por primera vez se superan los mil millones de euros en un único período. En los 12 meses de 2020, la moda ha ampliado su negocio online aquí en España en el mismo volumen que en los tres años anteriores.

Y no se ha producido un aumento del gasto por transacciones, ya que estas también crecieron un 59,60% hasta llegar a la cifra de 67,60 millones de operaciones. Por eso, el incremento del negocio estuvo impulsado porque se compró ropa más a menudo de manera online. Ha aumentado la frecuencia de los que ya compraban anteriormente, pero también se han incorporado nuevos compradores.

El rol del comercio electrónico ha sido fundamental en los meses más críticos de la pandemia, pero ya venía impulsado en los años anteriores. El entorno digital ha cambiado muchas cosas, y todavía seguirá en constante evolución. Y sin duda, el ecommerce se convertirá en un pilar más en la recuperación de la economía y los mercados durante los próximos años.


Fuente: CNMC

Compártelo